Nick Bollettieri: Fabricante de campeones

"Con un método anticonvencional, este entrenador de tenis formó a figuras como Yannick Noah, Monica Seles, Jim Courier o Andre Agassi. Aacaba de escribir su biografía (1996), y muchos temen que prenda el ventilador de los secretos".

Nacido en el Bronx, en el seno de una familia napolitana, Nick Bollettieri nunca se destacó como tenista, pero edificó su éxito enseñando a los demás a triunfar en un court. Tras dos décadas de sacar campeones, acaba de escribir una biografía donde pasa revista a su rica trayectoria docente. En 1953, con 22 años, su porvenir no parecía muy halagüeño. En plena guerra de Corea había sido reclutado por el ejército e incorporado a una unidad de paracaidistas, donde aprendió los fundamentos del entrenamiento físico y la disciplina mental propios de esa actividad. Cuatro años después se sacó el uniforme y a instancias de su padre, se inscribió en la Universidad de Miami para estudiar abogacía. Pero los libros lo aburrían y en los ratos libres se puso a enseñar tenis en una plaza, por 3 dólares la hora. No era gran jugador, pero como maestro demostró una infalible capacidad para pulir el talento natural de sus alumnos. Uno de ellos fue Brian Gottfried. Cuando se hizo cargo de el en 1961, Brian tenía 10 años. Una década después ocupó el cuarto lugar en el ránking mundial y en 1977, llegó a la final de Roland Garros, donde fue vencido por Guillermo Vilas.

Guerreros con raqueta: Simpátco y adulador, más adelante Bollettieri consiguió que los Rockefeller lo adoptaran como profesor. Llevaba una vida de holgura. Pasaba el verano en Pocanto Hills, cerca de New York y el invierno en Puerto Rico. Pero no era suficiente: ambicionaba ser un entrenador de los más grandes. Candidatos le sobraban. Así que fundó su propia academia de tenis, primero en Port Washington y luego en Brandenton, Miami. Sobre el frontón de la escuela, que funcionaba casi como un cuartel, hizo escribir: "Capacidad, disciplina, vocación". Los pensionistas se levantaban temprano, se acostaban a las 10 de la noche y sólo debían preocuparse por estudiar y jugar al tenis. Los contactos con el mundo exterior y la familia estaban reducidos al mínimo. El tabaco, los chicles y las bebidas gaseosas, prohibidos. A medida que pasaban los años, fue reclutando alumnos cada vez más jóvenes. "La edad adecuada para adquirir una técnica y un estado físico perfectos está entre los 10 y los 12 años", aseguraba. En esa época terminó de perfeccionar su método, basado en el entrenamiento que había recibido como paracaidista, y que no tardó en dar resultados: ubicó a muchos de sus estudiantes entre los mejores del mundo. Por entonces, otros profesores y técnicos empezaron a criticarlo. Lo acusaban de que su sistema formaba atletas resistentes, pero mediocres jugadores. Sin embargo, la realidad era que el tenis estaba dejando de ser un deporte donde prevalecían la elegancia y la habilidad para transformarse en una competencia feroz, disputada por guerreros armados con raquetas. Hoy, la fuerza y la resistencia se imponen al talento: en los saques las pelotas vuelan a unos 200 km/h. Por eso, desde principios de los 80's, la escuela de Bollettieri pudo enorgullecerse de haber formado campeones como Jimmy Arias, Yannick Noah, Aaron Krieckstein, Mónica Slees, Jim Courier o Andre Agassi. De Mary Pierce fue entrenador hasta 1995.
Boris Becker también atendió sus consejos y cuando pasa por una mala racha suele darse una vuelta por su academia para poner las barbas en remojo. No porque el profesor le brinde recetas mágicas: "Cada campeón tiene sus propias características -repite Nick-. Podemos hacer que su mente cambie, pero no modificar su personalidad. Hay que adaptarse a ella y tratar de orientarla". Considera a Andre Agassi su mayor descubrimiento: "Desde que lo vi supe que podía ser un campeón. No conocí a nadie que tuviera mejores "manos". No fue fácil, le costó adaptarse", asegura. Cuando Agassi lo dejó por el entrenador Brad Gilbert, Bollettieri se lo tomó muy a pecho. Después de ver su pobre actuación en Roland Garros, fue lapidario: "Probablemente no tuvo la preparación mental apropiada. Si Gilbert hubiera tomado a Andre a los 12 años, jamás sería lo que es". Su aseveración, además, intentaba desarmar los argumentos de quienes dicen que toma a su cargo tenistas demasiado jóvenes y los agota física y psicológicamente. ¿Qué opina sobre sus otros alumnos?: "No conocí a nadie más disciplinado que Boris Becker o Mónica Seles, ni más trabajador que Jim Courier, ni más conflictuada que Mary Pierce". No podía ser de otra manera. Nadie conoce como él sus vidas privadas, sus defectos, celos y rivalidades. ¿Contará las dificiles relaciones entre Seles y Agassi; el romance entre éste y Barbra Streisand; los conflictos sentimentales de Pierce o las causas de su ruptura con Jim Courier, de la que se siente culpable?. Pero Bollettieri no es un chismoso. Incluso con 65 años (1996) a cuestas, es capaz de reconocer que cometió errores: "Ahora sé que los más jóvenes no deben tener sólo tenis en su vida -reflexiona-. Es necesario que se desarrollen otras actividades sin adjudicar demasiada importancia a sus resultados". Claro que no peca de ingenuo cuando se refiere a las exigencias de la alta competencia y piensa en el futuro de Tommy Haas y Anna Kournikova (1996). "En una actividad ultraprofesionalizada, que mueve fortunas, nada se logra sin el máximo esfuerzo", afirma. Sus alumnos saben que para triunfar además de músculos, necesitan voluntad de hierro. "Quienes no la tengan o la hayan perdido -advierte Nick-, mejor que se dediquen a otra cosa".

Abajo, la nota original del domingo 11 de agosto de 1996. Haciendo click, se ampliará la imagen:
Reblog this post [with Zemanta]

20 Response to "Nick Bollettieri: Fabricante de campeones"

  1. SKA says:

    Felices fiestas Esteban! Que los SANTOS te bendigan y tengas un ARSENAL de alegrias. Eso es lo CENTRAL de la vida!

    @ Negro: ojalá ojalá, jajaja, y que el vasco nuestro (no el bueno) borde una estrella de campeonato. Saludos de Bordagaray (?).

    Anónimo says:

    En realidad no tnego mucho q decir de la camiseta... no es que sea una preciosidad ni muy fea... me parece como si Lotto la hubiera diseñado sólo para cumplir.

    Dino Zoff says:

    Lastima que la familia de este grosso señor no se quedo en Italia hubieramos ganado tantos titulos importantes en tennis ¿?y no seriamos el hazmereir del tennis europeo ¿?

    Fabrizio Ravanelli says:

    y si este señor es uno de los más grandes, sin el la american tennis factory ¿? no hubiera existido, ve Esteban manda este post a fue buena ¿?

    Anónimo says:

    Un grande eh... se lo respeta. Lástima que están siempre los idiotas de turno para descalificarlo.

    @ 1º Anon: Creo que le erraste de post al comentar. Al resto, gracias por pasar.

    Loco, muy buen blog, es muy completo.
    Vi que pasaste por el nuestro (Sintonía Monumental) y dejaste un mensaje en el chat, así que aprovecho y te propongo un cambio de links.

    Abrazo, Ramiro.

    Sílvia says:

    Hola Esteban!
    Un forjador de leyendas...que lo son por calidad y esfuerzo. Más dedicación y buenos maestros.
    Saludos
    Sílvia

    Buen articulo !
    Desconocia la historia de Nick Bollettieri y la verdad es que ha formado a verdaderos Cracks.

    Saludos !

    Anónimo says:

    Yo tampoco lo conocía, evidentemente, un grande al sobreponerse al "que dirán" los demás. Un saludo.

    Anónimo says:

    смешные анекдоты пошлые опкончался!!
    http://gimnazistka.8m.com/lion
    арт ню порно http://gindin.8m.com/lion

    а вы?

    Bocha says:

    Si tiene codigo no dice nada, eso es logico, veremos que dice sobre agassi.

    Saludos pa

    ABRAN CANCHA
    http://abran-cancha.blogspot.com/

    Miguel says:

    A propósito de lo que comentó Bocha, que habrá dicho Bollettieri sobre Agassi después de que botoneó que le dio a la frula???

    M.E. says:

    ejemplo de como tener contactos ayuda en la vida, aparte de una personalidad atractiva porque no cualquiera se entrenó con él, si vas con Bolletieri es para ser grande y quedar en la historia.

    saludos!

    Andrés says:

    Supo ganarse la vida. Como no muchos pueden. Saludos

    SusuBlog says:

    Saludos para ti también...

    Su.

    Nicolas says:

    A ver, "no pasa nada con monica seles". O sea, jugaba bien, pero nunca me gustó su juego.
    Jajajaja!

    Airc says:

    Ni lo conocía al viejín... Pero sin dudas un grande.

    "Hoy, la fuerza y la resistencia se imponen al talento: en los saques las pelotas vuelan a unos 200 km/h."

    Me quedo con eso...
    Excelente post!

    No lo tenía eh!... que fantástico descurbir ese talento sobrenatural para enseñar, y con esos logros. Muy buena historia encontrada atrás del polvo.

Powered by Blogger