Doping: "Ganar por las malas"

"3000 drogas están a disposición de los deportistas empeñados en triunfar como sea, con la complicidad de médicos, entrenadores y dirigentes".

En Junio de 1994, luego de un partido de fútbol disputado entre Platense y Gimnasia y Esgrima La Plata, el juez Roberto Marquievich sometió a los 32 jugadores -suplentes incluidos- a un control antidoping que arrojó resultado negativo. El análisis se cumplió en el laboratorio del CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo). A mediados de noviembre de ese mismo año, Marquievich ordenó una contaprueba en otro laboratorio. Este análisis habría dado positivo en 2 casos y la droga sería cocaína. Hoy ya nadie se sorprende por noticias como ésta. El doping es cosa diaria. Para muchos el recurso de ingerir, aspirar o inyectarse drogas para mejorar el desempeño atlético empezó con la superprofesionalización del deporte. Sin embargo los participantes de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad ya se dopaban. No es un rumor. Lo dejó documentado nada menos que Galeno (siglo segundo A.C.), el padrede la Medicina.
En aquellos tiempos no se conocía la efedrina, que se haría famosisima en 1994, sino un menjunje de vino mezclado con ciertas hierbas estimulantes. Los transgresores eran severamente castigados, siempre según Galeno, y bastaba olerles el aliento para descubrirlos. Algunos exageraban la dosis y llegaban a la pista completamente en curda. Roma heredó de Grecia el doping, también lo penó y tampoco pudo erradicarlo.
Cócteles de nitroglicerina y estricnina: Cada país y cada época deben de haber aportado su sustancia favorita. A mediados del siglo XIX, en una carrera de natación por el canal de Amsterdam y en otra de ciclismo, algunos participantes tomaron cafeína mezclada con azúcar y alcohol; otros prefirieron la cocaína y la heroína y hasta hubo quienes apelaron a fármacos que contenían nitroglicerina.
En los Juegos Olímpicos de 1904 de Saint Louis, Estados Unidos, el local Fred Lorz, ganador del maratón, fue descalificado por haber hecho parte del recorrido en auto. Entonces le dieron la medalla de oro al segundo, Thomas Hicks, también estadounidense, pero al rato también se la quitaron. Hicks había ingerido un compuesto a base de sulfato de estricnina tan estimulante que estuvo a punto de vencer al que iba en auto. Desde entonces las cosas empeoraron. Una encuesta de 1958, entre 450 entrenadores de los Estados Unidos, reveló que 35% le había dado bencedrina a sus atletas. La primera reaccion vino de Francia, que fundó una comisión de control del doping, y en 1963 el Consejo de Europa confeccionó una lista de drogas prohibidas. Los controles comenzaron a ser relativamente serios 5 años después: en los JJ.OO. de México, pese a la discusión sobre qué sustancias eran doping y cuáles no lo eran, se hicieron unos 1000 análisis de orina. Para 1972, las técnicas de control habían mejorado, pero todavía no se podían descubrir los anabólicos que, de todas maneras, hasta ese momento no estaban prohibidos.
Entre los casos más resonantes figuran el de Diego Maradona y el de Ben Johnson, el atleta jamaiquino nacionalizado canadiense que ganó la final de los 100 metros llanos en los JJ.OO. de Seúl, donde batió su propio récord mundial. Después el C.O.I., informó que en la orina de Johnson se había encontrado stanozolol, droga prohibidísima. Lo descalificaron de la carrera, le anularon su marca y lo suspendieron por 2 años. Cuando reapareció ya no era el mismo. En enero de 1993 le descubrieron otro doping. La F.I.A.A. lo suspendió de por vida.
"No soy el único que se ha dopado -protestó Johnson en septiembre de 1994-. ¿Creen que los records batidos en 1994 son más creíbles que los mios de 1988? ¡Claro que no!. Los atletas burlan la ley, consumen productos indetectables y están protegidos por los tribunales y por los dirigentes. A mí me castigaron por lo mismo que hace todo el mundo".
Maradona y Johnson son la punta del iceberg. No hace falta que esté en juego un Mundial o una medalla olímpica: infinidad de casos de menor repercusión confirman que el doping se encuentra a cualquier nivel y que para eludir los controles se intenta lo que sea.
El botiquín prohibido: La palabrita se les atribuye a los holandeses. Según una versión, proviene de dope, un dialecto que hablaban los colonos de ese país establecidos en Cafrería, una zona del sudeste africano. Otra fuente lo hace derivar de doop, un líquido muy espeso que tomaban para achisparse los primeros holandeses que llegaron a la actual isla de Manhattan.
El doctor Néstor Lentini, jefe del laboratorio de control antidoping "Doctor Ramón Carrillo" que funciona en el CeNARD, afirma que para 1994 el doping abarca 3000 sustancias que el COI y muchas entidades deportivas de todo el mundo prohibieron. "Esa cifra aumenta cada año, porque el COI va agregando las que aparecen", dice. Las drogas se toman par mejorar la "performance" deportiva. Unas disimulan el cansancio físico, otras posibilitan un mayor desarrollo muscular, con el consiguiente aumento de potencia, otras estimulan el sistema nervioso y algunas borran toda huella de otros estupefacientes. Según la vía de administración se dividen en orales, de acción lenta; intramusculares, de acción rápida; endovenosas, de efecto ultarrápido; y "pellets", de acción retardada (cápsulas de plástico que contienen anfetaminas y hormonas, se coloca en forma subcutánea y sus efectos pueden durar varias semanas).
Las aminas, estimulantes del sistema nervioso simpático, como la efedrina, son peligrosísimas porque borran el cansancio, y si no funciona esa señal de alarma del organismo para detener un esfuerzo desmesurado, el corazón puede estallar. Similares efectos producen los analgésicos narcóticos, drogas derivadas del opio, como la morfina, que pueden producir la muerte. Dentro de esta gama figuran los estimulantes psicomotores, como la cocaína y las anfetaminas con sus derivados. Los beta bloqueantes, en cambio, mantienen sedado al deportista y libre de nervios.
Para pruebas de gran aliento se utilizan estimulantes del S.N.C. como la cafeína, que facilitan el consumo de los ácidos grasos que el organismo necesita durante esos esfuerzos.
La droga más peligrosa es el esteroide anabólico, que en los años 60's, empezaron a consumir los fisicoculturistas norteamericanos para lograr los físicos descomunales que muestran en las revistas especializadas. Los anabólicos producen paranoia, dolores de cabeza y vértigos, acné (cicatrices permanentes), daños en el hígado (tumores incluidos), dolores de estómago, alta presión arterial y calambres; disminuyen la actividad sexual y detienen el crecimiento de los adolescentes. En las mujeres aumentan el vello, engrosan la voz y trastornan el ciclo menstrual. En los hombres producen calvicie prematura, desarrollo de mamas y menor producción de esperma, entre otros trastornos. Esta droga, derivada de la testosterona, viene en 3 formas: 1- soluble en agua (los rastros desaparecen en 3 o 4 semanas). 2- a base de aceite (se inyecta, es absorbida por la grasa del cuerpo y desaparece en 6 a 8 meses). 3- Píldoras o inyecciones de testosterona pura (la forma más peligrosa y difícil de detectar).
El dóping sanguíneo empezó a usarse en la década del 70'. Un mes y medio antes de la competencia se le extrae al deportista no menos de medio litro de sangre y se lo guarda. Como en ese período aquel recupera naturalmente la sangre extraída, cuando le devuelven el medio litro que le habían sacado, ese aporte extra de glóbulos rojos (encargados de trasladar el oxígeno a los músculos) le otorga mayor resistencia. Cuando el recurso de la sobreoxigenación no era ilegal, fue utilizado por Boca Juniors en sus presentaciones en La Paz, ubicada a 3650 MSNM, donde el porcentaje de oxígeno en el aire es menor.
Un círculo vicioso: Los más preocupados por el avance de la droga son los médicos, quienes conocen en profundidad sus nefastas consecuencias. Muchas veces la obsesión por lograr un rendimiento óptimo ha terminado en la muerte. En 1993, la revista alemana Stern informó que los anabólicos habían producido un centenar de bajas entre deportistas, como el lanzador de martillo teutón Detiel Gerstenberg, el remero ruso Gintas Gidreitis y el lanzador de disco húngaro Janos Farago. Para el doctor Armando Macagno, titular de la cátedra de Toxicología de la Universidad de Buenos Aires, "un futbolista que consume estimulantes para un partido no puede prescindir de ellos, porque se crea un círculo vicioso difícil de cortar incluso con ayuda médica".
Raúl Madero, ex futbolista del Estudiantes de La Plata campeón del mundo y médico de la selección Argentina en 1986 y 1990, opina que "en la Argentina se sabe que la droga entra por todas partes y nadie hace nada. Pero si un deportista consume estupefacientes nos rasgamos las vestiduras en una actitud hipócrita".
"Cuando debuté en 1ºra, me dieron anabólicos -recuerda Roberto Avanzi, ex futbolista y médico durante varias temporadas de Vélez Sarsfield-. Por eso ahora, a los 44 años (en 1994), sufro problemas de cadera. Para que estas cosas no vuelvan a suceder hay que educar a los dirigentes y D.T.'s. El doping era un problema endémico en las décadas del 60' y 70'. Su control comenzó en los 80'. Este sistema tiene que perfeccionarse".
En una oportunidad, Claudio Busca confirmó las palabras de Avanzi. "En los años 70' -declaró el ex árbitro- era común entrar a un vestuario y ver ampollas y jeringas por todos lados. Cuando la AFA impuso el control antidoping, hubo algunos que no pudieron jugar más en competencias de gran nivel". Y en 1977, antes de irse a jugar al Cosmos de N.Y., Franz Beckenbauer reveló que "buena parte de los éxitos conseguidos por los futbolistas de Alemania Federal se deben al uso de droga".
Otro experto en el tema, el Dr. Arnaldo Donaide, sostiene que "las causas que conducen al doping son varias: predisposición genética, personalidad problemática, la presion de los clubes y la exigencia de la sociedad que siempre reclama un mayor rendimiento".
Avivadas: A medida que los controles se fueron perfeccionando, también progresó el ingenio para burlarlos. En 1991, después de un partido entre Instituto (Córdoba) y Unión (S.F.), Raúl de la Cruz Chaparro tenía que entregar una muestra de orina y mandó a su hermano Rolando, también jugador de Instituto, para que lo reemplazara. Luego Raúl explicó que había tomado unos antibióticos por orden del médico del club. La treta de Chaparro parece una inocentada comparada con otros métodos más complicados. Uno era llevar orina de otra persona en una bolsita de plástico oculta bajo la axila y mediante un conducto escondido bajo la ropa, simular que se hacía pis. Hubo hombres que llevaron el pií de la esposa embarazada, con lo cual quedó en evidencia la trampa.
Otro recurso consistía en colocarse sondas para extraer la orina y reemplazarla con una dosis ajena, práctica peligrosa por la posibilidad de contagios. Para que a nadie se le ocurra cambiar el frasco, ahroa se usan 2: con uno se hace la prueba y con el otro el 2º control o contraprueba, en caso de que el presunto transgresor lo reclame.
A pesar de estas nuevas medidas de seguridad, muchos atletas como Carl Lewis y su compatriota Leroy Burrell, junto con el presidente de la comisión médica del COI, príncipe Alexandre de Merode, han reclamado el examen de sangre. "Los de orina ya son un chiste", se lamentó Lewis.
Ningún análisis, sin embargo, podría descubrir el "estimulante" probado en los JJ.OO de Melbourne (1956): varios nadadores australianos fueron convencidos, mediante hipnosis, de que debían bracear más rápido que nunca porque en la pileta había tiburones que los iban a devorar.
Los muchachos nadaron como jamás lo habían hecho, pero así y todo algunos no ganaron. De los tiburones, ni noticias.

Haciendo click debajo en alguna de las imágenes, verá la nota original de la revista Nueva de 1994:





naranjas
Mudanzas valencia
Mudanzas Valladolid
Spanischkurse in Granada
Energia solar
cajas de navidad
pergolas de madera
cubiertas para piscinas
Cubiertas para piscinas
anuncios gratuitos

27 Response to "Doping: "Ganar por las malas""

  1. el doping es todo un tema...
    Y evadirlo, creo que como en muchas ocasiones y otros aspectos de la vida, debe siempre tener alguna manera.

    Sarpaaado! Lo del doping sanguíneo lo desconocía (como muchas otras cosas)y es una cosa loquísima.Y bueno, lo de los australianos y los tiburones que los seguían me hizo cagar de risa. Hace unos poquitos años empezó a pasar mucho más seguido en el tenis, no sé si recuerdan, en donde fuimos perjudicados bastantes veces. No sé cuánto de verdad habrá en todos esos casos, sinceramente. ¿Será así o el diario francés cuyo nombre no recuerdo se complotó contra todos los argentinos? No se sabrá, pero bueno, no creo que todos los casossean ciertos.

    Un saludoc, che!

    Sílvia says:

    Hola Esteban!
    Buen artículo de un tema espinoso. A veces se pide lo imposible y se recurre al dóping. Una práctica que siempre termina teniendo consecuencias negativas para el deportista. Trampa al espíritu deportivo y al propio cuerpo de quién lo practica. Triste.
    saludos
    sílvia

    El Tego says:

    Muy bueno e inforamtivo el articulo. El doping esta presente en todas las disciplinas y los mayores perjudicados son los atletas que ya cuando dejan el deporte sufren diversos males derivados de las drogas. Otro caso que me parece un poco raro es el de Usain Bolt, no es por menospreciar sus victorias pero uno se da cuenta que en la carrera de los 100 metros planos gano con demasiada ventaja y es mas, aguanto la marcha antes de llegar a la meta.

    Anónimo says:

    Buenisimo el articulo del doping.
    Pensé que la cuestion del doping era reciente.

    Anónimo says:

    y bueno de todas maneras deja huellas... no se si saben de los ex futbolistas italianos que ahora todos sufren un mismo mal.
    no me acuerdo el nombre de la enfermedad (eran de Juventus y el Milan). Les cagó la vida...

    Anónimo says:

    Imaginate, la otra vez vi un reportaje en el Discovery que trataba sobre el doping genetico...
    es indetectable!
    Los chinos querian usarlo, me imagino más siendo un gobierno comunista, la imagen es todo.

    Esteban says:

    - LG: El diario franchute es L'Equipe...

    gracias a todos por opinar

    Buena nota. Recuerdo que en ese partido que se hace mención al comienzo entre Platense y Gimnasia integraba el plantel del calamar un tal David Trezeguet.

    Gran artículo, a pesar de ser un tema triste y despreciable. Una forma antinatural de querer ganar algo...

    Sin duda es un temita que forma kilombos y escandalos a nivel mundial. Ah! si, Esteban ya casi termino el post, seguiremos hablando, saludos....

    Picoco says:

    El dopaje, como tal no tiene nada de malo en la medida que no dañe la salud del deportista. Alcanzar el maximo es parte del espiritu del deporte.
    En cierta forma se puede comparar por ejemplo con el polemico tema de los nuevos trajes de baño (estos si que son trajes comparados con las zungas de otrora)
    El problema no esta en el dopaje en si, me parece a mi, esta en la injusticia que este puede crear. En una competencia, todos quienes buscan ganarla deben hacerlo en igualdad de condiciones. Si yo, consigo ventaja con un traje de baño que mi contraparte no puede comparar, o consumiendo algo en secreto, debo ser descalificado. Pero si existe acuerdo, y los competidores tienen acceso por igual a diferentes "ayudas" no creo que haya problema. Pero quiza me equivoque.
    Si me permiten les dejo una anecdota, con la duda de si es dopaje injusto o parte de la contienda. A mi me gusta navegar y siempre qeu puedo participo en regatas. Horas antes de la largada en una regata BsAs-Punta del Este, escuche (estabamos almorzando en mesas vecinas) los preparativos de una tripulacion rival, pero de alto rendimiento, profesional. Justamente por eso preste especial atencion, para aprender como navegan los mejores. Debo antes decir que se trata de una regata larga, los punteros la completan, siempre esclavos de las condiciones metereologicas, ente 20 y 30 horas (son unas 180 millas nauticas). Bien me llamo mucho la atencion que, para no tener que descansar, aun siendo conscientes del peligro de deshidratacion, la tripulacion iba a consumir pura y exclusivamente "Speed" (con la perlita, pero que ilustra la busqueda por la exelencia, que tenian calculado los pesos por lo que iban a vaciar el liquido de las latas y pasarlo a botellas plasticas ahorrando asi algunos gramos innecesario de embarcar). ¿se doparon?

    Esteban says:

    y... pico, darle al Speed, es meterse algo de merca... aunque, siempre y cuando sea usado con moderacion, porque vemos, que hay casos de gente que se baja latas y latas de energizantes... y terminan mal...
    hay ingredientes, que en si, no los veo como "falopa", pero otros que si, te pueden hacer saltar un doping...
    ah, gracias por la anécdota y a todos por visitar y comentar

    Hace poco hice un perfíl de Rattin, y encontré que en el 98 declaró que el plantel entero de Boca cuando el era entrenador (1980)se dopó, ya que parecía ser la única forma de salvarse del descenso.

    Los jugadores de ese plantel, Chiche Soñora era uno de ellos, reaccionaron con insultos hacia Rattin, acusandolo de romper los códigos del fútbol, y de no respetar que esos jugadores ahora eran hombres de familia.

    Otro caso durísimo es el de Gago y su positivo de Cocaina que le frustraba su pase el Real. Eso le costó a Boca el campeonato, que tuvo que regalarlo a Estudiantes

    Si no empesamos bien en las primeras fechas a lo mejor vamos a necesitar alguna que otra :)

    Anónimo says:

    es jodido el tema... pero bueno, parece que cada vez vamos para peor en esto...

    Anónimo says:

    3000 sustancias!!! cuántas que tienen para darse!!!

    Anónimo says:

    El de 1904, es que es increible que hasta el segundo le quitaran la medalla (!).
    Pero pensar que es una "inocencia" al lado de las guasadas de ahora, estamos en una inmundicia incomparable.

    Uf, menudo tema¡¡¡ Mu bien tratado y completito. Felicidades Esteban

    Anónimo says:

    En menudos berenjenales te metes, lo del doping tiene tela.
    Por cierto, no sabía que gago dio por coca.

    Anónimo says:

    El que se ha pasao 4 pueblos ha sio Greg Lemond el ciclista. ¿Leiste o escuchaste algo?
    Ha puesto a Contador en el punto de mira. Dice que no puede ser lo que corre el tipo (!).

    Anónimo says:

    Me llamo la atencion un comentario de más arriba, bastante extenso, por lo cual, lo mas increible para mi fue de hecho lo de las latas que aparece ahí escrito.

    Anónimo says:

    La verdad que no tengo la autoridad para decir si o no lo de Gago... pero me lo dijeron muchas personas distintas, y lo leí en muchos lugares distintos...
    Y yo creo que la información no se inventa asi como asi.... se puede deformar un poco.. pero si aparece por algo es, algo tendrá que ver.

    Anónimo says:

    Johnson fue medio caradura, no?
    Bolt es medio insoportable
    Esta largo pero interesante el articulo.
    Interesante también lo de melbourne 56...

    Anónimo says:

    Si establacen controles mas severos, esa seria la unica forma de doping posible aunque los medicos torcidos trataran de encontrarle la vuelta y hacer un dope diferente e indetectable

    zapp235 says:

    excelente articulo, bien documentado y vigente. tal vez deberian hipnotizar a algunos jugadores, con eso de que si no juegan bien les tiran una bomba nuclear o algo asi para q dejen esa muerteadera tan aburridora.

    Saludos!!

    ALe says:

    copado, con lo que me quedo es con "¿Creen que los records batidos en 1994 son más creíbles que los mios de 1988?" es el resumen de toda la nota; todos saben que dopping hay en todas las competencias pero a los paises primermundistas no los descubren porque están más avanzados en el desarrollo de las drogas.

    estaría interesante ver que pasó con el juicio a la juventus de italia, recuerdo que uno de los que declaró fue zidane y que la creatina se las suministraba el mismo club!!

    saludos!

    Breeches says:

    Very informative and useful article indeed. I like the way in which writer has presented this, thank you so much for sharing such information with us. Cheers.
    Breeches

Powered by Blogger